Finalizó la novena edición de la Ruta del Tapeo en Cádiz. El Restaurante Lumen (Parque de Varela, antiguos Cuarteles), se llevó el premio a la mejor Tapacai, bajo el nombre de “Ostiones gratinados con mahonesa de apio y frutos secos”.

Para quien no lo sepa, la Tapacai, según las bases de la Ruta del Tapeo gaditano, es la tapa más gaditana y puede ser la más original, la mejor tapa caliente y la mejor fría. Esta tapa va con una bebida (Tierra Blanca seco o semi dulce o Viña Lucía Tinto. También se puede ofrecer una bebida sin alcohol) al precio de 2,50 euros (IVA incluido).


Tuve ocasión de probar estos Ostiones gratinados, realmente exquisitos. Su elaboración es todo un arte y un riesgo, por lo delicado de la materia prima, resuelto con sobresaliente. Pero es que además, por si no se dice, el ostión es uno de los productos más gaditanos y tradicionales de nuestra costa. Aún recuerdo haberlo mariscado de pequeña, en la bajamar de la playa, con la ayuda de una pequeña navaja, y luego tomarlo crudo, regado con el zumo de limón. Hoy esto es imposible, pues la seguridad alimentaria no lo permitiría por la contaminación de nuestras aguas, y por ello hay que acudir a la acuicultura.

Desde aquí mi enhorabuena a Lumen, por el acierto en la elección. Está claro que su cocinero ha despuntado sobre los demás.