Ingredientes (para 3 personas) : 3 pechugas de pollo (de corral o algo así), 1 diente de ajo, 1 cebolla mediana, perejil, aceite de oliva virgen extra, pimienta, sal, 100 gramos de pasas, un chorro de aguardiente.

Limpiamos y troceamos las pechugas, y luego las salpimentamos. Mientras, ponemos las pasas en remojo con aguardiente en un cuenco pequeño. En un perol con aceite, preparamos un sofrito de ajo, cebolla y perejil, dejando pochar como siempre.
Y “sellamos” el pollo, poniendo los trozos en una cazuela con el fondo de aceite, hasta dorar y ponemos a calentar las pasas con el aguardiente, sin dejar que hiervan. Una vez hecho el sofrito, lo pasamos y lo añadimos al pollo, dejando que se haga. Cuando falten unos diez minutos, añadimos las pasas junto con el aguardiente y rectificamos de sal.
El pollo está riquísimo. Lo hicimos el día antes y lo tomamos al otro. Las pasas le dan un gusto especial. El aguardiente que teníamos en casa era de Alosno, que, a pesar del tiempo transcurrido, no se estropea.