Ingredientes:
200 gramos de habas tiernas (ahora las hay frescas todavía), 100 gramos de jamón serrano, 1 cucharada de aceite de oliva, 8 tomatito cherry, Sal.
Para la vinagreta:
6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas de vinagre de manzana o de Módena, 1 cucharadita de mostaza (opcional), perejil picado, sal.
Elaboración:
Cocemos las habas en agua con sal. (diez-doce minutos serán suficientes), y cuando estén hervidas y tiernas, las escurrimos y reservamos.
En una sartén con una cucharada de aceite salteamos el jamón cortado en tiras finas. Cuando el jamón quede crujiente y empiece a soltar su grasa, añadimos las habas y las salteamos en la misma sartén con el jamón, espolvoreamos con un poco de perejil picado y reservamos templado.
Lavamos y secamos bien la lechuga y la cortamos en juliana (en tiras finas).
Cubrimos con ella la base de la ensalada. Disponemos encima los tomatitos enanos cortados a la mitad, y sobre ellos las habas con el refrito de jamón.
Aparte hacemos la vinagreta y la rociamos por encima de la ensalada en el momento de servir.
Nosotros la tomamos como cena, aún caliente y estaba riquísima.

Esta receta es de la página http://www.consumer.es/, que además, hace este comentario dietético sobre la misma:
Esta original ensalada presenta como ingrediente principal las habas, alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, fibra, y que apenas contienen grasa. Las habas se acompañan de lechuga y tomate, ambos ricos en vitaminas, minerales y sustancias con acción antioxidante; y de jamón serrano, fuente de proteínas de alto valor biológico y algo de grasa. Gracias a la composición nutricional de los alimentos que forman parte de la ensalada, ésta se puede considerar un plato completo y bastante equilibrado, que además va a presentar un sabor muy particular gracias a la vinagreta que se le añade.