La Empresa pública Tugasa, dependiente de la Diputación de Cádiz, gestiona nueve establecimientos hoteleros en la provincia gaditana: Hotel Convento San Francisco (convento del siglo XVII) en Vejer, Hotel Villa de Algar, Hotel Las Truchas en El Bosque, Hotel El Almendral en Setenil, Hotel Arco de la Villa, en Zahara de la Sierra, Complejo Turístico Castillo de Castellar (integrado por el rehabilitado Alcázar y las casas rurales asentadas en el Castellar Viejo), Hotel Sierra y Cal en Olvera, Hotel La Posada en Villaluenga y Hotel Medina Sidonia.

Desde hace menos de un año se vienen actualizando las cartas gastronómicas de estos restaurantes por temporadas. En esta ocasión, este cambio se presentó oficialmente en sociedad ayer viernes 5 de junio, teniendo por testigo a los medios, y contando con la presentación con micrófono de cada cocinero/a, así como con el apoyo de los propios empleados de Tugasa, que se han implicado intensamente en todos los detalles. No olvidemos que en los municipios citados se está lejos de los circuitos turísticos tradicionales, y en una zona de fuerte arraigo rural, por lo que no siempre llega la iniciativa turística privada.

En un momento de fuertes recortes presupuestarios debido a la crisis que nos envuelve, Tugasa quiere seguir ofreciendo un servicio de calidad en sus establecimientos, atrayendo a un turista ávido de atractivos gastronómicos, y deseoso al mismo tiempo de encontrar paz, comodidad, cercanía, espacios históricos, y, una proximidad al mar que le dota de un especial olor, propio de la provincia gaditana. Los restaurantes de Tugasa quieren ofrecer algo más que el típico plato combinado o el sándwich para cenar: una cocina de autor, de la mano de un cocinero que conoce y vive los valores gastronómicos de la zona y está dispuesto a poner en valor sus productos.

Y cuento esta introducción por varias razones:

-Tienen un proyecto apto para el desarrollo del turismo provincial (con dos hoteles propios, el resto pertenecen a los Ayuntamientos del lugar, en régimen de concesión).

– Comienzan una nueva etapa, centrando sus esfuerzos en la restauración, y apoyándose en los cocineros de la comarca.

– Potenciarán los vinos de la tierra y los productos de la comarca.

– Las cartas se renovarán cada seis meses, con un estilo autóctono e innovador al mismo tiempo. Serán nueve cartas, una por cada hotel.

– Para este acto, cada cocinero eligió y presentó un plato previamente a su degustación, contando qué se iba a comer, con qué ingredientes y cómo lo había elaborado…

– Estamos en un entorno privilegiado de la gastronomía sana: les rodea la costa almadrabera, la caza menor y mayor y por último los productos del campo serrano.

Y en cuanto al orgullo de pertenencia, está claro que en Tugasa se fomenta como objetivo empresarial, apoyándose en elementos humanos y materiales de la provincia gaditana, y como fin individual y colectivo, por el hecho de que todos los empleados son Tugasa y trabajan y respiran a la vez, en un sistema de pluriempleo interno, dando lo mejor en cada momento. De este modo, todo queda dicho.

La foto de los Chefs fuera de sus fogones, los convierte en los principales protagonistas, motivándolos para un trabajo duro, exclusivo y experto, que dará prestigio a estos hoteles con encanto de la provincia gaditana.