Ingredientes, 3 personas: 500-600 g de salmón fresco, un pimiento rojo mediano, una cebolla grande, sal, zumo de limón, buen aceite de oliva virgen extra y eneldo o perejil.
 
Picar cebolla y pimiento en lascas. Hacer un sofrito con aceite pochando primero la cebolla (unos cinco minutos lento), luego añadir el pimiento rojo (otros cinco minutos). Ir calentando el horno fuerte.
(Pero para ganar tiempo, optamos por hacerlo todo en la cazuela: añadimos el salmón a la misma cazuela del sofrito, con sal y eneldo o perejil, tapamos y dejamos unos 10 minutos, aunque tres minutos antes, vertemos el zumo del limón). Servimos.

Opción de horno: 

Poner en una fuente de horno el sofrito listo, y poner encima los filetes de salmón con sal y eneldo (en este caso no tenía, y puse perejil picado). Poner al horno medio unos diez minutos. Interrumpir el horneado y echar sobre el pescado el zumo del limón, y de nuevo al horno otros cinco minutos.
Servir incluso el día siguiente, previamente calentado. El salmón está de lujo, y la verdurita también.