Kiwi, mango y salmón, son tres sabores que unidos funcionan estupendamente. No hay más que pelar en trozos bonitos y disponer ordenadamente estos tres elementos en un plato o fuente presentable. La mesa se alegrará y los comensales también. Son tres sabores distintos pero que se llevan tan bien que ofrecen un sabor espectacular.

Ni siquiera es necesario añadir aliño, aunque tampoco creo que venga mal por ejemplo, un buen vinagre de Módena, que es bastante suave. Se trata de un entrante sano y apetitoso.

En este caso, utilizamos ¼ kg de salmón ahumado, 3 kiwis y 1-2 mangos.

Esta ensalada es producto de un chivatazo gastronómico.