Ingredientes para 5 personas: 5 tomates grandes, ½ kg. De setas (níscalos por ejemplo), queso rallado, pan rallado (opcional), mantequilla, perejil picado, aceite, sal, limón, 1 vasito de vino fino o manzanilla, pimienta y nuez moscada.

Preparación: los tomates se lavan y se cortan por la mitad. Los vaciamos y espolvoreamos de sal y pimienta y los dejamos escurrir bocabajo. Las setas se lavan, se frotan con limón y se trocean pequeñitas. Luego, en un perol, se cuecen lentamente con el vino, sal y un poco de nuez moscada, lo que tardará alrededor de 10-12 minutos. A continuación se saltean con un poco de aceite. Entonces rellenamos con ellas los tomates y espolvoreamos con el pan y el queso rallado, poniéndoles encima una bolita de mantequilla. Por último se meten en el horno ya caliente para que se gratinen, alrededor de 15 minutos.

Este plato se sirve caliente con perejil picado espolvoreado por encima.

Esta receta es ligera en calorías, muy sabrosa y no demasiado complicada. Lo único es resaltar la conveniencia de la calidad del tomate, puesto que se consume prácticamente crudo. El tomate de rama es ideal para esto.

En caso gustó mucho. La hemos sacado del libro “Cocinar cada día” de María del Sol Salcedo Morilla. Y la preparación la hicimos a medias mi cuñada María José y yo.