No paran de salir cosas nuevas para la cocina. Concretamente la silicona está triunfando y con razón, porque es un material resistente, limpio y sirve para todo. Pero bueno, aquí van las últimas cositas que he comprado y que creo que me van a ser muy útiles.
Agarraderas. Son de silicona, una para cada mano, y tienen la ventaja de que se adaptan muy bien al borde del cacharro, por ejemplo a la bandeja del horno. Se friegan en el lavavajillas y son muy resistentes a las altas temperaturas. A mí me parecieron originales y modernas, pero por lo visto ya las tiene todo el mundo.
Picadora manual multiusos. Este cacharro sí que lo estaba echando de menos. Porque es capaz de trocear en diferentes tamaños toda clase de verduras, y concretamente para las patatas-paja, ideales para el bacalao al douro, que aún no me he atrevido a hacer. Ya tengo este chisme y por algo se empieza.
Tapaderas para vacío. Estas tres simpáticas tapaderas de goma se colocan sobre vasos o tarros de cristal, con la peculiaridad de que hacen el vacío, con lo que el producto envasado prolongue su duración. Me han parecido muy originales, la verdad. Se consigue el vacío con una simple presión en la parte superior de la tapa. Al ser elástica, se ajusta perfectamente a recipientes de distintos diámetros. Los tiempos de conservación van desde los dos tres días de las comidas preparadas hasta los siete días para la fruta y la verdura cruda (restos).

(Nota: en el Bazar sevillano ya nos hablamos de tú)