Día soleado por fin. Mi agenda gaditana decía: sábado 13 de marzo a las 12, Sala de Plenos del Ayuntamiento, entrega de despachos a los nuevos miembros del Regimiento de Voluntarios Distinguidos de Cádiz, Artilleros Voluntarios de Puntales y Milicia Nacional junto a la Unidad de Música. Un acto muy especial sin duda, preparatorio para los actos del 2012. Y el batallón tiene previsto desfilar saliendo a las 11 desde el Castillo de Santa Catalina hacia San Juan de Dios.

Primero la obligación y luego la devoción; en la cocina, un choco de tamaño respetable, me espera para ser lidiado hasta convertirse en guiso aromático y humeante y envidia de vecinos. Esta tarea me lleva su tiempo. Luego me toca comprar, pues no tengo ni fruta ni verduras. Con todo, salgo al encuentro de los Voluntarios más tarde de lo previsto.
La policía local espera sin ningún estrés y en grupito la llegada del batallón. Les pregunto y me informan que los soldados salieron con algo de retraso. Poniente en Cádiz asociado con un sol optimista, que aquí hace mucha falta. El muelle luce con los grandes barcos de Canarias y turistas franceses de ojos claros pasean por nuestras calles. El centro de la plaza de San Juan de Dios está despejado para esperar a los doceañistas. Me da tiempo a comprar jamón cocido y manzanilla en rama. Allá que voy.
Ya vienen, se oye la marcha militar por la calle San Francisco. Música con pasado europeo para acompañar a los Voluntarios: la magnífica formación de la Banda Maestro Dueñas de El Puerto de Santa María. Con tambores y flautas, interpreta con excelencia sones militares decimonónicos que nos transportan … ¡Qué buena idea! Aquí empiezan mis fotos, desde la calle Nueva, donde en el XVIII, nuestro siglo de oro, se hablaban todas las lenguas del mundo. Llegan los Voluntarios a la Plaza, y allí, en formación, esperan a que la Alcaldesa y primer edil pasen revista. La gente en la calle alucina, y amenaza con cámaras y móviles.
Tras el recorrido visual aprobatorio de la regidora de los tres ejércitos gaditanos, el batallón entra en la casa consistorial. Hércules y sus leones los saludan, como desde hace 3.000 años. Los del pueblo también entramos. Y en el Salón de Plenos, uno a uno, los soldados son llamados por su nombre para recibir de manos de Martínez el despacho que prueba pertenecer al grupo de recreación del cuerpo de Voluntarios Distinguidos de Cádiz, Artilleros Voluntarios de Puntales, Milicia Nacional y Unidad de Música. Aquello es como el salón de nuestra casa.
Palabras del general Velázquez, -ideólogo e instigador de este magnífico proyecto- aluden a un proyecto ideado hace tres años, en los que ha ido aumentando sus efectivos, y que culminará en el año 2012, ambientando y rindiendo honores a personalidades y Jefes de Estado en los actos previstos del Bicentenario de nuestra Constitución. El general expone a la alcaldesa que tiene ante sí tal vez el mejor cuerpo de recreación histórica de España. Y tras ver el desfile del sábado, yo también lo creo.
Lurdes y Ana, se hacen cargo de los documentos recibidos por los soldados para que puedan continuar su desfile con comodidad. María Ángeles, Tere y otra señora desconocida, también tienen papas con chocos para comer hoy. El menú nos une. Tras una cerveza y algún refresco con minimontadito, se reanuda el desfile ya de vuelta al castillo. Caminan tras los soldados algunas mujeres ataviadas de 1812 (y yo con estos vaqueros…..)
Excelente puesta en escena la del desfile de nuestro batallón de Voluntarios para el acto celebrado en el Ayuntamiento. Cual guía improvisado, expliqué a quienes me preguntaban por este desfile histórico. Camino de mi casa, bajo el sol y con mi jamón cocido, me cruzo con una pareja de surferos con tabla incluida. Cádiz para disfrutar. Nuestro 1812 se lo merece todo. Enhorabuena al batallón.

Vídeo desfile junto al Teatro Falla

Os recomiendo este blog para estar al día : Lapepahoy
Adolfo Morales, también Voluntario, nos hace llegar este fragmento de ordenanza de 1810:
ORDEN AL CUERPO DE VOLUNTARIOS DISTINGUIDOS, de D. Manuel Francisco de Jauregui, fechado en Cádiz a 13 de diciembre de 1810.
“Por último encargo mui particularmente á los Comandantes de puestos que cuiden con la mayor diligencia que los voluntarios solo estén ausentes de ellos el tiempo prefixado para las comidas, á que irán por tercias partes, y que de todo defecto que notasen me den prontos y circunstanciados avisos para la competente imposición de la pena merecida; entendiéndose por punto general que qualquiera ausencia por, leve que sea, de los puestosf á mas de la permitida paralas comidas, se castigará con doble tiempo de centinela del que durase la falta, no pasando esta de tres horas: el esceso desde tres horas, hasta seis se graduará por falta obsoluta al servicio de aquel dia; y corrido dicho término se juzgará por abandono de guardia. Cádiz 13 de Diciembre de 1810.”Manuel Francisco de Jauregui*