Hace una semana, coincidiendo con la celebración del Día de Andalucía, la Sala San Francisco de Cajasol, en Sevilla, acogió en directo el programa Hoy por Hoy, que emite la SER de lunes a viernes y que dirige Carles Francino. El primer invitado al programa fue el presidente Griñán.
Estuvieron presentes artistas como los raperos SFDK, el músico Raimundo Amador, el dúo Los del Río, Javier Corona, etc. También intervinieron las mujeres gitanas del grupo de teatro de El Vacie, barriada sevillana chabolista en la que viven, y que llevarán a Madrid la obra “La Casa de Bernarda Alba”.
Da gusto asistir a la realización de un programa de radio; además, con un público en la sala muy atento y entregado a la grabación. Y desde luego, sirve para apreciar mejor las cualidades profesionales de los locutores, como ocurre en este caso con el mediático Carlas Francino, con quien nos fotografiamos.
Radio que transmite noticias, cultura, entretenimiento, información, opiniones que a veces no compartimos o simplemente música, pero que en líneas generales es el medio menos dañino para el público medio. ¡Viva la radio!
No es la primera vez que hablo aquí de la radio. Ya he dicho que es mi compañera inseparable en la cocina, durante la preparación diaria de la comida, pero también en noches de insomnio, en las que suelo levantarme a tomar fruta o a adelantar las tareas del día siguiente. Ésa es la radio que más me seduce: la radio de la madrugada, de los noctámbulos y frikis de buena voluntad, que cuentan, comparten, preguntan y evocan experiencias y sueños. La radio no perderá su encanto mientras tenga buenos comunicadores. Pon una radio en tu cocina y verás.

Una canción para soñar: La radio, cantada por Dyango.