Pues sí, un once de enero comencé mi andadura en la red como blog de cocina familiar. Y lo cierto es que he sobrevivido, no sé cómo, rodeado de  maravillosos artistas de la cocina, de escritores con gran vocación y oficio para la literatura y de médicos y nutricionistas que orientan mi camino… todos ellos están en la red y de todos ellos estoy aprendiendo cada día, para poder seguir con mi objetivo; espero que nunca se me olvide entre tantos y tantos posts: que la gente cocine y que coma caliente todos los días, porque en ello le va la salud. Y para eso os necesito a vosotros.

Después de estos 24 meses sin perder el ritmo bloguero, me doy cuenta de que a pesar de ser modesto, me están cargando con muchísimo trabajo, y sobre todo, mucha responsabilidad. Y todo ello se debe a la grave cuestión que supone alimentarse bien y a sus horas. En una parte del mundo el problema es poder o no poder comer, y en la otra cuanto y de qué manera preparar el alimento…

Pero mi inquietud me lleva siempre a buscar el sentido común –o al menos eso creo- y aconsejar a todo aquel que me lee que cuide su dieta, que se meta en la cocina, que se lleve al trabajo la comida que ha preparado, y por último que no se deje llevar por las influencias de la industria alimentaria (de la que no me fío ni un pelo, pues va a lo suyo).

La bloguera que me atiende ha llenado este sitio web con noticias, (de dentro y de fuera de su cocina, es cierto), con imágenes (de calidad mejorable a veces), y de personajes importantes (unas veces reales y otras que reciben la vida gratuitamente). Pero todo esto me ha venido muy bien, al fin y al cabo es un mundo diseñado para comer en casa.

Yo antes no era más que una idea en la mente de Charo, y ahora, trabajar de blog es una manera de estar vivo, de aprender cosas todos los días. Me voy desarrollando e involucrando en el mundo que me ha tocado vivir, y sin embargo, sigo teniendo un rincón para mis sentimientos, para soñar. Creo que aún tengo mucho, mucho que contar…. siempre que me sigan leyendo en alguna parte. Un beso a todos mis seguidores y lectores, y os recuerdo que se admiten tartas de cumpleaños.

Marchando una de puretas :una canción para soñar desde los años 70: