Para cuatro personas
Ingredientes: 300 g de bacalao –puede ser desmigado- desalado, 400 g de judiones, 1 hueso de jamón, 2 ajitos, 1-2 zanahorias, 1 cebolla, laurel, aceite de oliva virgen extra (4 cucharadas), cucharadita de pimentón dulce, chorro de tomate frito, vasito de jerez seco, perejil picado y sal.

Dejar en remojo los judiones el día antes y al otro escurrir. Cocer con el hueso de jamón, el laurel y una zanahoria entera, a fuego lento, entre 1 y 2 horas, asustando dos veces.
Sofreír la cebolla, el ajito, el pimentón (al final, fuera del fuego) y añadir el perejil picado y el vino y dejar evaporar y reservar; filetear el ajito restante, pochar en aceite y saltear en él el bacalao troceado.
A la mitad de cocción de los judiones, retirar el hueso de jamón y la zanahoria y añadir el sofrito y el bacalao. Terminar la cocción, corrigiendo de sal.
Al día siguiente estará mejor todavía.