Llevo muchos años haciendo patatas o papas con chocos, y en general este plato encontraba buena acogida en mi familia. Pero hay que estar dispuestos siempre a mejorar, a encontrar nuevos ingredientes, nuevos tiempos o diferentes secuencias en la preparación del plato. En este caso, me he decidido a copiar a una cocinera de cocineros: la gaditana Carmen Román, de la Escuela de Hostelería de Cádiz. Carmen además tiene un blog de cocina de cuchareo, lo que más admiro, porque es la que más puede ayudar a la gente a cocinar para comer bien. Hice sus papas con choco y a los míos les gustó muchísimo.
Creo que sobre el pollo nunca está todo dicho. Aquí va otro guiso con un pequeño toque. Se trata del pollo a la mostaza, que encontré hace poco en un libro de recetas de Arguiñano. Estaba exquisito, y consiste, además de seguir el sofrito aconsejado por el Chef, en añadir una cucharadita de mostaza al final del guiso. Yo lo aconsejo. El sabor final del pollo no es demasiado fuerte, merece la pena.
Ésta es la receta pollo (pechugas por ejemplo, 1 kg.) troceado, 2 cebollas, 1 tomate, aceite, 2 cucharadas de mostaza, sal, pimienta, caldo o agua y perejil picado. Es para cuatro personas.
La cebolla y el tomate se pican, se sazonan y se ponen a pochar con un poco de aceite. Se agrega el pollo salpimentado, rehogando. Se cubre con caldo o agua y se deja cocer unos 25-30 minutos, a fuego suave. cinco minutos antes de finalizar la cocción, se añade la mostaza. Por último, rectificar de sal.
Y en tercer lugar, contar que hice un aliño de remolacha con cebolleta picada, sal, vinagre y buen aceite. No era nada nuevo, solo que la remolacha era de bote de cristal, y el producto era de mucho más calidad que la remolacha presentada sin trocear y al vacío en envase plástico, como se vende en algunos hipermercados. Recomiendo este aliño cuando no tenemos ninguna otra verdura disponible, porque es bueno, no lleva colorantes ni conservantes y está muy rico.