Tradición
«Lo había intentado todo para hacerles ver que era un dragón vegetariano, pero ellos seguían entregándole una doncella virgen cada cinco años que, al menos, tenían el detalle de no sacrificar. Devolverlas sería desconsiderado tanto para con ellos como para con las otras chicas, que se habrían sentido rechazadas. De manera que cada noche se colocaba el delantal y resignado, preparaba una ensalada para quince».