No sé si he comentado que voy poquísimo al cine, por no decir nada. Me cuesta la misma vida meterme en una sala oscura sentada durante dos horas, frente a las imágenes en una pantalla que a veces parecen agredirme, creo que es una fobia difícil de controlar. No obstante sigo las novedades cinematográficas, las tendencias, las críticas y todo aquello que atañe al celuloide, aunque mi gran pasión es el teatro. Sin embargo, siempre selecciono cuidadosamente las películas que decidimos ver. Con la última cinta que disfruté fue con “La vida de los otros”. Claro, luego veo todo lo que puedo en televisión en las cadenas “serias”, y sin publicidad.
Pero en esta ocasión, el blog me obligó a ir al cine. El guión de Julie y Julia me pareció atractivo, pues arranca de dos historias muy reales: una cocinera y una bloguera, curiosamente distantes en el tiempo. El blog de Julie es el proyecto de asumir la recreación en primera persona de algo formado en el pasado y conseguido con éxito, como es un gran libro de buenas recetas. Y lo cierto es que cualquiera puede acometer esta aventura: la cocina es un gran laboratorio abierto a todo el mundo y los experimentos servirán para sentirnos más útiles sin duda.
Comedia amable, bien ambientada y de ritmo bien sobrellevado, hace pasar un buen rato al espectador. Concretamente la pieza de la cocina de Julia –años cincuenta- es toda una maravilla de ambientación. Estamos hablando de una cocina francesa clásica cuando aún no había llegado la llamada nouvelle cuisine de los años 70.
El blog de la simpática Julie (Amy Adams)viene a demostrar, primero, que cualquiera puede aprender a cocinar partiendo de cero, segundo, que si lo sabe contar la gente le va a escuchar o leer con interés, pues narra la verdad de su aventura con éxitos y fracasos. Pero, eso sí, en tercer lugar, no estoy de acuerdo con poner plazos al aprendizaje. La cocina es algo que necesita madurar a su aire, asfaltando sobre suelos elementales de otros conocimientos, para hacerse más sólidos. Pero en la película, el blog se abrió a plazo fijo y con el objetivo de demostrar una habilidad y una buena comunicación.
No me gustó demasiado Meryl Streep en el papel de Julia, pues creo que estuvo bastante sobreactuada, aunque tal vez sería por la manera de exponer la diferencia entre el estilo americano y francés. Stephanie Zacharek de la revista Salón sacó la conclusión de que «Streep no interpreta a Julia Child aquí, pero algo a la vez más difícil y más verdadero – es que está interpretando nuestra idea de Julia Child”.
Julia preparaba un libro de recetas y enseñaba cocina y Julie cocinaba y escribía un blog. Pero en ambos casos sus parejas apoyaban el proyecto, un detalle muy importante. Meryl Streep y Amy Adams vivieron la misma aventura de dos modos diferentes, separadas por cincuenta años.
Julia Child, conocida como la Chef francesa, (California, 1913-2003), escribió gran cantidad de libros y realizó numerosas apariciones en televisión. Su libro más famoso fue “Mastering the Art of French Cooking”.