El placer de escribir, con rigor, con estilo y belleza y sabiendo emplear todos los recursos que el idioma nos ofrece para hacer interesante un texto se traduce en comunicación. La misma que capta el interés, emociona, sobrecoge, y deja un pellizco inolvidable en nuestro fondo sentimental. Porque a veces las palabras andan sueltas y a lo loco, aunque lleven toda la fuerza y el empuje de la imaginación con total osadía; pero estas palabras deben pasar previamente por un taller –autorizado- que las organice y las defina antes de ponerlas en valor sobre el papel. Para eso nació Taller de Palabras.

Marta González y
Maria José Barrios son jóvenes y emprendedoras, algo muy raro en estos tiempos. Estas dos chicas sevillanas procedentes de ciencias de la comunicación y con suficiente experiencia pedagógica, han lanzado una idea: enseñar a escribir, y por supuesto, enseñar a leer. Porque hay niños que necesitan apoyo escolar, comprensión lectora para su redacción y expresión escrita, y como es lógico también, la ortografía, cada día más desprestigiada y humillada. Taller de Palabras velará por la lengua y la literatura y la maravillosa creatividad que surge de ellas.
Y por esa creatividad, en Taller de Palabras enseñarán a jóvenes y no tan jóvenes cómo hacer novela fantástica, de terror, romántica…, o la narrativa, relato y novela. Los escritores también tendrán su taller de lectura.
El Taller de Palabras trabaja con los signos de la expresión. Su proyecto educativo busca ordenar el caos existente en el universo de la escritura de nuestros niños, cada día más pobre; pero también aspira a sacar adelante los sueños literarios de adultos (nuevos novelistas, blogueros, desarrollo de guiones…) que a veces se encuentran perdidos en el universo del lenguaje escrito. Es decir, desde los principios básicos de la creación literaria hasta las técnicas profesionales de la narración y la composición literaria, para saber colocar el punto final y todo ello disfrutando.
Mi enhorabuena y mi deseo de mucha suerte a ambas mecánicas profesionales y expertas del Taller de Palabras, cuya misión será reponer los líquidos necesarios para que el nivel del argumento creado tenga personalidad propia. La gasolina corresponde a la imaginación.
www.tallerdepalabras.com organiza cursos presenciales (En Sevilla) y a distancia (on line) si vives lejos, con foros de uso privado. En estos últimos me voy a inscribir. Ya os contaré. La comunicación escrita bien merece una buena formación. Al fin y al cabo solo soy una bloguera aficionada.