Esta carne nos la preparó mi cuñada para tomar en uno de nuestros viajes a Cádiz. Es ideal cuando hay que transportar comida, pues resiste muy bien los desplazamientos, la carne por un lado y la magnífica salsa por otro. Y también es muy apropiada para cocinar los fines de semana. Aguanta perfectamente varios días en la nevera. Está riquísima y es muy fácil de hacer.
Ingredientes:

1 kg de lomo de cerdo ibérico.
2 zanahorias.
una cabeza de ajo.
1 vaso de agua lleno de vino blanco. (admite Pedro Ximénez)
1/2 vaso de aceite.
Pimienta negra molida.
Sal.

Elaboración:
Se sazona el lomo con sal y pimienta y, si fuera necesario, se ata para darle buena forma.
En el aceite, dorar los ajos pelados y retirarlos.
Dorar las zanahorias en rodajas y retirarlas.
Dorar la carne por los dos lados.
Después, añadir el vino, el agua, los ajos y las zanahorias y dejar cocer alrededor de tres cuartos de hora, hasta que la carne esté tierna. La salsa tiene que quedar casi en el aceite.
Dejar enfriar la carne para cortarla en rodajas finas.
La salsa, pasarla por la batidora para triturar los ajos y las zanahorias.


Ésta es una de las recetas más clásicas de carne, y una de las primeras en aprender por los aspirantes a cocineros domésticos. Eso sí: NO OLVIDAR LAS VERDURAS PARA ACOMPAÑAR ESTE PLATO.