Tras resumir la interesante exposición del doctor Rodríguez Rivera el pasado 22 de septiembre en el foro sobre el consumo de verduras en los niños, concretamente sobre algunas investigaciones realizadas en el Instituto Hispalense de Pediatría, paso a comentar lo que expuso Javier García Pereda, como tecnólogo de los alimentos y profesor de la Escuela de Hostelería de Sevilla. García enumeró las características y diferentes presentaciones de las verduras y hortalizas en la oferta actual.
Javier García comenzó justificando la impopularidad de las verduras en los niños, ya que su sabor casi nunca es bien acogido. Tres son sus características principales. En primer lugar, las hortalizas y verduras contienen agua y fibra (fibra-1-3% -prebióticos) y en cuanto al agua pueden ser insolubles y solubles como la alcachofa.
En segundo lugar, contienen macronutrientes: hidrato de carbono (1-8%), proteínas (1-5%) aunque incompletas y lípidos (-0,1-0,3%); y micronutrientes (vitaminas hidrosolubles y liposolubles, y minerales).
Por último, llevan un aporte calórico bajo (20-40 kilocalorías/100 gramos). Además, las verduras de hoja verde, llevan compuestos bioactivos fitoquímicos.
En cuanto a los brotes y germinados, tienen propiedades nutricionales, semejantes a las verduras y hortalizas, vitaminas, minerales –predigeridos-). Por ejemplo….
A continuación, fue enumerando las distintas presentaciones de verduras y hortalizas:
PRODUCTOS FRESCOS: son los llamados primarios, que llevan todas las propiedades.
CONSERVAS: estos productos son sometidos a tratamiento térmico. Pero pierden vitaminas en estos tratamientos, por ello son peores.
PRODUCTOS ULTRACONGELADOS: en esta sección el cambiado el panorama, ya que se conservan a -40º C, por lo que son mejores que los frescos, cuando éstos llevan varios días en los mercados. (Tener en cuenta que los compramos a -40º, pero en casa conservamos a -18º, con lo que con el tiempo pierden sus propiedades y sabor)
PRODUCTOS CON ATMÓSFERA MODIFICABLE: con gases que frenan el proceso de deterioro, (al vacio).
Y para terminar, Javier García pasó lista a las diferentes maneras de cocinar las verduras, cambiando la textura, sabor, color y olor. De ahí que puedan prepararse al vapor, rehogadas, fritas, cocidas, asadas, al microondas, glaseadas y al wok, y también acompañando a las pastas.

Con todas estas posibilidades, es evidente que el consumo de verduras no es algo tan difícil de implantar en la población infantil. Es cuestión de trabajarlas y saberlas presentar en la mesa.