Ha muerto Mercedes Sosa a los 74 años. Con ella se ha ido otra vez Alfonsina y el mar, mi canción favorita. Lo cierto es que me atreví a cantarla muchas veces, y aún sin música, seguía oyendo en mi interior el piano que acompañaba a Mercedes. Alfonsina era triste, estaba sola, no tenía salida, y buscó la muerte. Mercedes la estuvo cuidando durante muchos años, vestida de mar, y ahora ella también se ha ido, y todas las voces todas están tristes, porque se ha callado el cantor, se calló la vida misma que es como un canto; A Mercedes nadie la hizo callar jamás. Su vida fue siempre cantar: duerme, duerme, Mercedes, hasta siempre tucumana pobre.