Tengo que contar tres noticias que nada tienen que ver entre sí. A lo mejor alguna de ellas os parece una pamplina, pero todo cabe en un blog como éste. Ahí están las tres, ordenadas de menor a mayor importancia y según mi criterio.

Delantal belga: mi hermana estuvo este verano en Bélgica y este es el regalo que me trajo: un precioso delantal blanco digno de la camarera del Titanic. Solo falta la cofia. Por lo visto es algo muy frecuente de encontrar por allí. Creo que me lo pondré el día que toque hacer repostería. El delantal me ha encantado, su blancura da imagen de pulcritud y viene a aumentar mi colección de delantales cocineros, donde los hay sofisticados, publicitarios, folclóricos y alguno modelo “remordimiento”, o sea, preparado para las manchas.

Atún con variaciones: atún encebollado, con pimiento rojo, una buena idea. Hasta ahora lo había guisado con pimientos verdes y le añadía un vasito de vino blanco. En esta ocasión además sustituí el pimiento verde por pimiento rojo de asar y el vino por medio vasito de vinagre reserva. El resultado me encantó. Es una propuesta sencilla pero que yo recomiendo.

Comer el vino: esto sí que es interesante. La empresa gaditana Biogades, ha creado el novedoso producto llamado Sherrycaviar. Es una especie de caviar que está relleno del vino, en este caso de la provincia, y en cuyo interior el caldo no pierde sus propiedades con el tiempo. El producto se ha lanzado a nivel mundial. La iniciativa busca fomentar el consumo del vino además de equilibrar el excedente actual, y es fruto de la investigación más avanzada en biotecnología molecular.