Es una receta de mis primos Pepi y Manolo. Él trabaja de jefe de sala en un prestigioso restaurante de Cádiz. Y estos pimientos los prepara para llevárselos a la playa los días que tiene libres, y según cuenta, allí “literalmente vuelan”. Nosotros los hemos elaborado para tres-cuatro personas:
Ingredientes: 6 pimientos verdes de freír, variedad de Málaga, que son grandes y sin curvas, en forma un cono. Dos huevos, tres patatas nuevas medianas, aceite y sal.
 
Pelamos y cortamos las patatas a un tamaño diminuto, salamos y freímos en abundante aceite. Sacamos, batimos los huevos y los añadimos a las patatas fritas.
Descabezamos los pimientos y les quitamos las pepitas, dejándolos huecos, y empezamos a rellenarlos con la mezcla anterior -mientras que calentamos el aceite- cuidando de que quede totalmente relleno el interior. Tomamos cada pimiento relleno en horizontal y algo inclinado, y le vamos añadiendo suavemente con una espumadera algo de aceite caliente para que vaya cuajando la parte superior y no se salga el relleno, sumergiendo inmediatamente en el aceite caliente, hasta freírse del todo. Se toman cortados a rodajas.
 
Los pimientos son ideales para llevar a la playa, tal como hacen mis primos, están riquísimos.