El pasado sábado día 9 de mayo se celebró en todo el mundo el Día Internacional del Comercio Justo. Y en el barrio de El Pópulo de Cádiz tuvo lugar el viernes y el sábado la segunda edición de las Jornadas de Comercio Justo y Consumo Responsable. Madre Coraje, la Huerta de San Miguel (*), Intermon Oxfam, Cáritas Diocesana de Cádiz y Ceuta, entre otros, fueron los organizadores de las Jornadas, además de contar con el patrocinio de Ayuntamiento de Cádiz, Junta de Andalucía, Diputación de Cádiz, Asociación de Comerciantes y de Vecinos de El Pópulo y el Centro Cultural Tierra de Todos (Plaza Fray Félix).

Precisamente este edificio acogió una mesa redonda bajo el título “Crisis alimentarias y alternativas”. Participaron en ella Valentín Vilanova, director de Intermon Oxfam, Emiliano Orellana, Director de la Cooperativa CIAP de Perú, el concejal de Asuntos Sociales y José Macías, el fundador de Madre Coraje, Antonio Gómez, actuando de moderador el responsable de Movilización Social de Intermón Oxfam Bahía de Cádiz, Armando Lara.

Los atascos de la tarde del viernes me hicieron llegar con el acto ya empezado. No obstante seguí la interesante intervención de Emilio Orellana, en nombre de la Cooperativa CIAP, sobre la organización del comercio justo de la entidad que dirige. No solo habló de los pormenores de producción y comercialización, sino que incluyó un nuevo concepto: el turismo vivencial. Éste viene a ser la esencia del comercio justo, por ofrecer, compartir, y hacer sentir la tierra por parte del viajero, que cuando vuelve a su lugar de origen, se contagia inevitablemente del sueño. Y es ahí cuando surgen nuevas oportunidades de negocio, sobre todo en productos-souvenirs artesanales.
En palabras de Armando Lara, el objetivo de estas II Jornadas fue elaborar una guía de buenas prácticas sobre conductas de consumo, fomentando la responsabilidad individual y colectiva y sensibilizando a la sociedad. Y más concretamente, con la coordinación de las distintas asociaciones, involucrar a bares y restaurantes del barrio de El Pópulo, a través de una ruta de tapas y copas solidarias, elaboradas con productos ecológicos y de comercio justo.
Pudimos probar la tapa solidaria del El Malagueño: potaje de frijoles. Lamentablemente, la lluvia hizo que se suspendieran las actividades programadas como animación y actuaciones musicales y de danza en directo. Nosotros visitamos la tienda de comercio justo de El Pópulo, y compramos medio kilo de café, en grano, que aún no hemos probado, unos pendientes de artesanía y un libro de recetas de cocina con productos ecológicos, del que ya daremos cuenta.
Alternativa a la pobreza, cambio climático y crisis financiera son las oportunidades planteadas para sensibilizar sobre esta forma de comercio. Yo espero poder seguir escribiendo sobre las organizaciones y tiendas de comercio justo, creo que merece la pena.