¿Tiene el pan nostalgia del trigo que fue….? ¿Estarán hartas las manzanas de la carga ancestral que arrastran? ¿Comerán mucho las letras minúsculas para hacerse mayúsculas pronto…? Y ¿Cuándo el miedo toma vitaminas se convierte en pánico?. Son cuestiones que he seleccionado –las relacionadas con la gastronomía- contenidas en el libro de Dolo Vidosa “Algarabía de preguntas”, recién presentado por la autora en la XXXV Feria del Libro de Huelva.

El término algarabía se define como escandalera y griterío; al fín y al cabo son preguntas hechas de manera libre, anárquica, dirigidas a nadie y a todos, tal como las formularía un niño. Dolo Vidosa es escritora y poetisa onubense de gran sensibilidad. Su entrañable blog Gafas de Cerca publica sus versos y describe sus muchas inquietudes.

Este año la Feria del Libro en Huelva se ha trasladado a la zona de las carpas, en la Avenida de Andalucía, un lugar nuevo, amplio y agradable para ocio y paseo de los onubenses. Creo que es el mejor lugar para un evento como éste. Habrá que esperar resultados de la Feria, que organiza el Ayuntamiento de Huelva. Nosotros pasamos por allí buscando también algo para nuestro fondo bibliográfico gastronómico.
Y es que, aparte del libro de Dolo, nos trajimos un magnífico volumen: La cocina de Huelva, que ya va por su 7ª edición, editada por el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Huelva. En ella vimos algunas recetas cedidas por miembros de nuestra amplia familia, los Fedriani López.

Y en cuanto al turismo, estuvo de lo más interesante. Pasamos por Punta Umbría, donde hemos descubierto en la calle Cisne junto a la Avenida de Andalucía una pastelería de elaboración propia. Se llama Dolago y su especialidad es el brazo de gitano. Ya hemos probado su producción: un diez.

Ya en huelva, almorzamos en el restaurante Sierra Mar, donde pedimos un magnífico pan con jamón (pero jamón de verdad), unas albóndigas de choco, que no dio tiempo a fotografiar y un rape al Sierra Mar, que llevaba huevos duros picados, taquitos de jamón y un punto de vino blanco del Condado. Hace mucho que no probaba un rape tan bueno. De postre, una mousse al Luis Felipe, otro símbolo de Huelva.