Alcauciles rellenos de gambas


Ingredientes: (4 personas)
Un cuarto de kilo de gambas, seis alcauciles, un chorrito de nata líquida, un vasito de vino blanco, caldo de pescado, laurel, perejil, 1/2 kg guisantes naturales, dos limones y sal.

Preparación:
Se cuecen las gambas en agua con sal, se pelan, se pican y se reservan.
Se pelan los alcauciles, quitándoles las hojas de fuera, se despuntan por arriba y por abajo, dejándoles solo algo del rabito, y se untan con zumo de limón.

Se ponen los alcauciles en una cazuela con el caldo de pescado (y algo del agua de cocer la gamba, para aprovecharla), los guisantes pelados, el vino blanco, sal y el limón sobrante. Una vez cocidos, ya más tiernos (en unos treinta minutos) se sacan con cuidado de que no se deformen, se escurren, se les saca el corazón con una cucharilla y se reservan.

A continuación, se ligan las gambas picadas con el chorro de nata, el perejil y los corazones de alcauciles. Se rellenan los alcauciles con esta mezcla, que ya

estarán más frios, y se llevan al horno cinco minutos a fuego medio.

Están riquísimos. No hay ni que decir que la gamba debería ser fresca lo mismo que el caldo de pescado debería ser casero. En esta época suele llegar al mercado una gamba de pequeño tamaño, fresca y de precio asequible. En cuanto a los alcauciles, son más tiernos y sabrosos que las alcachofas, y por eso hay que aprovechar que están de temporada.

El caso es que he preparado este plato con cierto temor a que no saliera bien, pero realmente me ha convencido su sabor.