Ése era el nombre que encabezaba la carta era. Según el libro “El habla de Cádiz”, de Pedro Payán, maritata es pequeño (s) bocado (s). Mi madre aludía a este vocablo tan gaditano para referirse a las cosas sin valor, algo así como baratijas de baja calidad.


Tras la mesa redonda del martes como presentación del Aula Gastronómica del Doce, -bajo el proyecto ´Cádiz gusta’, tuvimos la suerte de disfrutar pequeños adelantos de lo que será un completo recetario recuperado de la cocina doceañista gaditana.

Aquí van los nombres de las maritatas que con una presentación de academia (en este caso con la profesionalidad de Mercedes López y Carlos Goico, de la Institución provincial Fernando Quiñones, dependiente de la Diputación de Cádiz) fueron pasando en bandejas entre los asistentes al acto.
Ensalada de Raíces
Ajo caliente de bacalao
Fiambre de Ave con Fricassé sobre Pan de arroz con Salsa de Mostaza
Mejillones Asados con Salsa de Perejil
Berenjenas con Escabeche con queso de Flandes y Setas Salteadas

Minardices
Mazapán de Rosas
Torrijas de Manzanilla y Miel

Estoy segura de que estas ricas maritatas van a aportar una chispa más de sabor auténtico y a modo de pincelada, en la gastronomía gaditana recuperada del mejor momento de nuestra historia, como referencia de la vida del Doce.