La conmemoración del aniversario de la promulgación de la Constitución de 1812 está ofreciendo este fin de semana numerosos actos por parte del Ayuntamiento de Cádiz. Pero también la celebración del día de la provincia el 19 de marzo ha traído numerosos eventos por parte de la Diputación Provincial.
 
Y ayer fue un día especial para muchos de nosotros, (tomamos el día de vacaciones), porque mereció la pena; me refiero al acto de las 11 de la mañana en la Plaza de España, en honor de la constitución de 1812, con una ofrenda floral.

Desde primera hora estaban convocados en el castillo de Santa Catalina de un lado el Regimiento de Voluntarios Distinguidos de Cádiz, Milicia Nacional y un piquete de las Tropas Históricas de Móstoles, ciudad invitada, que va a hermanarse con la nuestra, y que en el año 2008 celebró el bicentenario de su levantamiento contra la invasión francesa. Por otro lado, en el Baluarte de la Candelaria esperaba una nutrida representación del pueblo de 1812, entre los que estaban diputados, comerciantes, clérigos, señoras de toda condición y varios adolescentes, niños y niñas, ataviados según la época.

Tras la salida de cada agrupación de sus respectivos baluartes, ambos se reúnen a las 10.45 junto al Oratorio de San Felipe Neri (en obras actualmente para el bicentenario), para continuar juntos el desfile hasta el monumento de la Constitución en la Plaza de España, donde con diversas autoridades (Alcaldesa, Vicepresidente de la Junta de Andalucía, Almirante Jefe de la Flota, Presidente del Club Liberal, Presidente del Ateneo de Cádiz, y Alcaldes de San Fernando y Móstoles) se llevó a cabo la ofrenda floral.
Durante todo el itinerario, el cortejo encabezado por milicias y recreación del pueblo fue seguido con gran interés a su paso por las calles. Sin duda alguna, la vistosidad y colorido de los uniformes de los voluntarios distinguidos, así como la belleza de los vestidos del grupo de ciudadanos doceañistas llamaban poderosamente la atención en el desfile. Gracias a Sofía Díaz, excelente diseñadora, que ha sabido plasmar maravillosamente la elegancia en el vestir de un Cádiz culto y progresista.
 
Para todos los que tuvimos la suerte de participar, representando a personajes del pueblo en este acto tan especial, comentar que fue algo impagable. No olvidemos que si bien en los años 1808-1812 toda España se levantó contra el invasor francés, a la ciudad de Cádiz le tocó ser el último y más avanzado reducto político, social e ideológico, todo ello vivido por una sociedad activa, culta y consciente de la época crucial que estaba viviendo. Gracias al empuje constitucional, se abolieron lacras como la esclavitud, la inquisición y la censura informativa, aportando ideas que luego influyeron en la carta magna de otros muchos países.
Solo agradecer al Ayuntamiento de Cádiz y a la Oficina del Bicentenario esta oportunidad que nos ha brindado a los ciudadanos de 2009.