En el libro “Recuperación de Platos Tradicionales”, editado por la Asociación de Mujeres Bartolinas “Flor de Azahar”, de San Bartolomé de la Torre (Huelva), encontré esta receta que me pareció muy interesante, y con la que me han salido 24 albóndigas, de las que congelé la mitad, una vez estaban todas fritas. La semana próxima, es cuestión de descongelarlas, hacer un buen sofrito con ajos, cebolla, pimiento, tomate y luego el vaso de vino correspondiente, añadir todo ello a las albóndigas, y ya tenemos un segundo plato de lujo.
Ingredientes
1,5 kg. De choco, 1 cabeza de ajo, 1 cebolla, un huevo, 1 pimiento, 1 tomate, ½ vasito de vino blanco perejil, pan rallado, sal, caldo de pescado (1/4 l aprox.), y 100 gramos de jamón serrano picado, y algo de harina.

Limpiar y picar el choco, añadir el jamón picado, el perejil, un ajito, el huevo y el pan rallado, y pasar todo esto por una batidora, para que quede lo más reducido posible.


Se hacen las albóndigas, y se fríen (pasándolas antes por harina) en aceite muy caliente. Reservamos. Preparamos un sofrito con el resto de los ajos, la cebolla, el pimiento, y cuando estén pochados, lo trituramos, y lo ponemos en una cacerola; añadimos las albóndigas, el caldo de pescado y algo de vino. Rectificamos de sal.