Una servidora mucho hablar de que hay que organizarse con las comidas, de que hay que planificar con suficiente antelación, etc. Pero la verdad es que a cualquiera le puede “coger el toro”, es decir, que te tengas que ir a trabajar, y llegue la hora de la comida del día siguiente y no haya nada que comer en casa.

Aunque siempre queda la opción de ir a un bar y tomarnos una tapa, está claro que lo ideal es preparar algo de urgencia en casa, que sea sano, equilibrado y que esté rico. Esto último, evidentemente, es de lo más subjetivo.

A mí también un día me fallaron las previsiones. Confiaba tener listo un guiso y descongelado, y resulta que no calculé bien. Nadie es perfecto. La suerte fue que tenía tres cosas importantes: arroz cocido, judías verdes salteadas y jamón, además de tomate frito casero, que siempre tengo congelado.

Y he aquí que, a pesar de todo, pudimos escapar dignamente. El plato combinado era de lo más completo: su arroz, su verdura, su tomate frito sano y el jamón, siempre bueno. Tenía toda clase de nutrientes.

Lo ocurrido me hace pensar que hay productos imprescindibles como “fondo de nevera”, que evitan tener que recurrir a comer en la calle, o a pedir una pizza de dudoso origen de fabricación. Lo siento, mi ideología es comeencasa.