Esta tarta lleva dentro la juventud de mis sobrinos, ambos médicos, con guardias y largas jornadas. Me pasaron la receta y, hecha en casa y consumida, la puedo recomendar.

Ingredientes: 500 ml de nata líquida. 300 g. de queso para untar (San Millán por ejemplo). Mantequilla, 50-100 g. 25-30 galletas María. 1 sobre de gelatina de limón. 4 cucharadas soperas de azúcar. Mermelada de arándanos.

Moler las galletas con la mantequilla fundida. Ésa será la base del molde.
Mezclar luego la nata, con el azúcar, y batir; A continuación mezclar con el queso y la gelatina. (Ésta se hace poniendo 250 ml. de agua a calentar y al hervir, añadir el sobre de gelatina, y retirar cuando esté diluida).
Solo queda colocar la galleta molida en la base del molde, y añadir la mezcla anterior. Meter en el frigorífico y dejar toda la noche. Al día siguiente, cuando esté fraguado, añadir por encima la mermelada de arándanos.