Cuatro años tienen los niños y niñas de preescolar del Colegio Público sevillano Joaquín Benjumea Burín. Y su maestra, Maria del Mar, están poniendo en práctica durante el curso un Taller de Cocina, que traerá la colaboración familiar a las actividades programadas.

Según María del Mar, estos alumnos, entre otras temáticas, están estudiando el cuerpo humano por dentro (esqueleto, músculos, aparato digestivo, respiratorio, etc.) y como para crecer, reponer energía y reparar nuestro cuerpo es fundamental una alimentación sana y equilibrada, pues qué mejor manera de estudiar la pirámide de los alimentos que con recetas que los niños hagan en casa y repitan en clase para todos sus compañeros.

Los viernes son los días en los que un miembro de la familia junto con su hijo asiste a clase y prepara un delicioso plato que luego todos comen. El viernes anterior el niño lleva a casa una hoja informativa donde además de la fecha y hora a la que se le cita, vienen redactadas algunas normas y consejos para el buen funcionamiento del taller. Además, el niño tiene que redactar la receta en otro folio que se le entrega, con la finalidad de realizar al final del curso un recetario, y a los niños les encanta.

En este proyecto infantil se han incluido los talleres de cocina para plasmar una práctica didáctica desarrollada por muchos educadores. En el material se ofrecen recetas de cocina con fotos correspondientes al proceso de elaboración del plato, los utensilios e ingredientes necesarios. Estos talleres han sido experimentados por las autoras con los niños. Cada curso tiene diez talleres.

Objetivos y necesidades de los Talleres de Cocina:

Descubrir, utilizar y desarrollar las propias posibilidades motrices y sensoriales para realizar recetas sencillas.
Observar alimentos cotidianos y experimentar con ellos para descubrir algunas de sus características.

Conocer alimentos típicos de la Comunidad Autónoma a la que el niño pertenece.
Iniciarse en una alimentación sana a través del consumo de alimentos variados.
Disfrutar con la elaboración de comidas realizadas en pequeños grupos.
Participar en actividades relacionadas con la vida doméstica que desarrollen habilidades y destrezas independientemente del sexo.
Identificar situaciones de peligro que se dan en el entorno cotidiano.

Los platos a preparar para niños/as de 4 años son postres de frutos secos, ensalada de naranja, pastel de naranja, ensalada mixta, barquito de plátano, banderitas de membrillo, melón con jamón, rollitos de jamón y queso y postre de fresas.

Muchas gracias a María del Mar por enviarme fotos e información de esta actividad didáctica tan útil e integradora en la escuela. Ser maestra es algo más que una profesión, es una vocación, porque requiere cariño y pasión por la enseñanza.