El último post de Comeencasa sobre las teorías de Montignac ha colmado el vaso de la paciencia de la patata, cosa que se veía venir. Y esta mañana, la Asociación de Patatas Gaditanas (APAGA), que integra a todas las variedades de la provincia, incluyendo las de supermercados yuppies o de tiendecitas de barrio, ha convocado rueda de prensa para salir al paso sobre lo que ellas consideran un ataque y un atropello en toda regla por parte del bioquímico francés. La noticia ha atraído el interés de numerosos medios de comunicación. Los chicos de La Voz de Cádiz han sido los primeros en llegar. No hay un sitio libre en la sala.

P.-Nos gustaría saber quién va a responder en nombre de las patatas.
Pues una servidora, la patata de Sanlúcar, la que trajo Colón por encargo de Isabel I, (porque la reina le dijo a Cristóbal que estaba hasta el c… de comer huevos sin papas). Luego vinieron las demás, gracias al trabajo agrícola del hombre, pero no olvidemos que la antigüedad es un grado…. Yo he sido elegida democráticamente para representar a un colectivo importante, digno, honrado, y respetuoso con el ser humano y con el medio ambiente.

P.- Ante las declaraciones descalificadoras del Sr. Montignac, llamándolas alimento de cerdos, qué tienen que decir?
En realidad, todo está dicho, y la historia nos da la razón. Mucho hablar este señor de la dieta mediterránea, y resulta que la mayoría de sus productos vienen tras el descubrimiento de América, es decir, con nosotras. Por eso, creo que tenemos suficiente experiencia y autoridad como para hacer declaraciones, que para eso España puso las carabelas. Somos un producto inmejorable, muy energético, con gran aporte de nutrientes y riquísimo; pertenecemos a los llamados hidratos de carbono complejos, y desde luego estamos hechas para el estómago del hombre, que sí está capacitado para saborearnos.

P.- ¿Cuál cree que ha sido la causa de ese desprecio hacia Vds.? Evidentemente, ese señor no ha pasado por Cádiz y no nos ha probado aliñás, con los magníficos aceites, vinagres y cebolletas de esta provincia. Pero eso tiene fácil arreglo. Con Montignac hemos sido desprestigiadas y humilladas hasta el límite, pero también el público en general ha contribuido a nuestra deshonra abusando de los fritos; no nos importa ser doradas en aceite hirviendo, pero hombre, no todos los días; tampoco nos hace gracia actuar de teloneras con el bistec, para rellenar el plato.

Nos están limitando: también hay que cocernos, aliñarnos, guisarnos, hornearnos y rellenarnos, porque servimos para todo eso. Y es que hay mucha incultura, poco esfuerzo y vulgaridad. No tiene más que llamar a alguien
papafrita, verá cómo reacciona, o explicar el significado de patatero, que viene a ser falto de formación, ignorante….

P.-Pero el ataque de Montignac va por el tema de la dieta….
Es cierto, pero ocurre con todo, engorda lo justo si se come lo justo. No hay que abusar. Y sí disfrutar en un momento dado. Pero de ahí a que estemos destinadas al estómago de los cerdos….

Además, hay otras circunstancias que poca gente conoce, como que podemos ser cancerígenas. por los azúcares que contenemos, si nos fríen a más de 110 grados C. Para evitarlo, al pelarnos, deben dejarnos en remojo y escurrir, pues así perdemos el azúcar; también quiero subrayar que no es conveniente que nos doren en la sartén, pues así somos tóxicas.

P.-Montignac es su enemigo número uno, pero tienen Vds. algún defensor de élite?
Por supuesto, siempre hay gente culta, sensible, inteligente y sensata, sobre todo en Cádiz. Sin ir más lejos, aquí nuestro gran mentor es Pepe Monforte, ateneísta, gastrónomo y persona de bien, con un
discurso sobre nosotras que hizo vibrar a más de un radical neocon. Gracias a homenajes como éstos, la Asociación de Patatas Gaditanas seguimos en la lucha ofreciendo mejores preparaciones, organizando foros, conferencias y seminarios, para difundir nuestro patrimonio heroico-gastronómico. Porque gracias a nosotras, mucha gente no murió de hambre en tiempos difíciles.

P.- ¿Qué acciones piensan poner en marcha?
De momento, hemos creado la Asociación, y vamos a instituir el Día Internacional de la Patata. Se acabó el ir por libre, el asociacionismo es el futuro. Confiamos en poner contar con el apoyo de todos los agentes sociales.

Queremos reivindicar nuestra dignidad, nuestro papel en la nutrición humana, y en suma, nuestra grandeza gastronómica. Y añadir que, al que no le guste una tortilla de patatas o unas patatas con carne, o huevo frito con patatas, que tire la primera piedra, y desde luego denota falta de sensibilidad. Somos un alimento universal y honorable, diga lo que diga Montignac.