Me cuenta la Dra. Sofía Cruz, de la Clínica Roch, que la gente suele sentirse deprimida en el mes de enero, achacando el estado de ánimo a dificultades económicas o cansancio tras las fiestas, cuando en realidad se debe a una cierta intoxicación del hígado por los excesos de las fiestas en comida y bebida.
Ésta es su propuesta para limpiar el hígado, a base de una dieta alimenticia y algún producto de herboristería.

Tomar durante una semana, una dieta ligera, sin proteínas (verdura, legumbres, carbohidratos y frutas).

El octavo día, hay que tomar 1 litro de zumo de manzana a lo largo del día. El desayuno, a base de fruta sobre todo, infusión y pan no de trigo. El almuerzo debe llevar carbohidrato y verdura. Ese día, sobre las 18 horas, ½ vasito de sales de sulfato de magnesio (hay de diferentes marcas en tiendas de herboristerías). Repetir esta toma a las 20 h. A las 22 horas, ½ vasito de zumo de cítricos (naranja o limón) con aceite de oliva hasta completar el vaso. Irse a dormir.

Al día siguiente, lo normal es no tener hambre. Tomar zumo de manzana solamente durante todo el día, o desayunar normal. Entonces las deposiciones serán muy abundantes, porque lo que se expulsa son cálculos hepáticos.

A partir de entonces, el tratamiento puede completarse con hidroterapia de colon, o bien volver a la normalidad en la alimentación, incluyendo proteínas.