Ingredientes: 1 lata de leche Ideal de 410 g. 2 limones (el zumo de uno y la ralladura de los otros dos). 1 Caja de gelatina de limón marca Royal (2 sobres). Azúcar: 6-7 cucharadas soperas. Caramelo líquido para cubrir la base del molde.

Preparación: batir la leche Ideal hasta que su volumen haya aumentado considerablemente (se parecerá a la clara de huevo cuando se bate). Añadir un poco de zumo de limón. Poner en el fuego la gelatina con agua (una taza por cada paquete usado), 6 ó 7 cucharadas de azúcar, la ralladura y el zumo de los limones.

Cuando todo esté diluido, añadir esta mezcla a la leche IDEAL (debe colarse para que no se noten las ralladuras de limón). Pero de esta mezcla de gelatina, se debe echar un poquito en un molde (rectangular o redondo) donde previamente se ha echado caramelo líquido (como el utilizado en los flanes). Dejarlo en el frigorífico durante 24 horas, desmoldar y adornar como se quiera.

Debe quedar con una capa de gelatina transparente amarilla arriba. Es importante mover bien la leche para conseguir mejor textura en la tarta. Para ello conviene utilizar el accesorio emulsionador de la minipymer. Está riquísima.

 


Hay una variante, la tarta de fresas: sustituir el limón por un vaso de fresas batidas y la gelatina de fresa (cuando esté hecha la gelatina, poner un poquito en el molde). Añadir a la gelatina en el fuego el vaso de fresas batido y la leche IDEAL montada. Remover y echar la mezcla en el molde acaramelado, cubriendo con galletas ralladas, o bien bizcocho de soletilla rallado (esto puede hacerse después de que se enfríe). Meterlo en el congelador de 2 a 3 horas. Desmoldar después y adornar con fresas cortadas longitudinalmente.