Esta receta la encontré hace algún tiempo en un libro de cocina, que apareció por casualidad en la oficina y que estuve hojeando así por encima.  Pero la hicimos en casa y nos encantó. Es ideal para los niños. Se acompaña con salsa de tomate o mayonesa, o puede ir así, fría o caliente. Necesitamos un rallador.

Ingredientes: 2-3 zanahorias medianas, 2 calabacines, 2 puerros, 5 huevos y 1 dl de leche Ideal, o la que tengamos en casa, un poco de aceite de oliva y algo de sal.

Limpiar los puerros y cortarlos en ruedas finas. Rallar  las zanahorias y los calabacines.

Poner a pochar los puerros, que son más duros, en un perol con aceite, y cuando estén añadir las otras verduras hasta que estén tiernas. Mezclarlo todo con los huevos batidos y la leche, reservando un poco para la decoración.

Poner en un molde y meter al horno caliente al baño maría durante 40 minutos aprox. Desmoldar y adornar con las verduras que habíamos reservado.

Se puede servir frío con mayonesa o en caliente con salsa de tomate. Aconsejo en caliente para el invierno, sobre todo para la cena de los niños. El secreto de este plato es el buen rallado de la verdura, que le da una fina textura.