A finales de agosto pasamos por Barbate (Cádiz), para probar el plato premiado en la pasada Semana del Atún, elaborado por la terraza bar situada en el Paseo Marítimo, Losana Sabores, con el nombre de Atún rojo de almadraba y breña. Para ello contacté con Lola Orcha Soler dueña del establecimiento junto a su marido y gran chef, el libanés Hanna W. Jerjes.

Losana Sabores, es un restaurante multiétnico, pues sirve cocina de diversos países. De hecho, el chef libanés combina el atún con productos como chips de plátano o setas shitaki japonesas. Su plato ganador consistía en unos tacos de atún a la plancha curruscadito por fuera y jugoso por dentro, acompañados de unos sencillos piñones del parque natural de La Breña, en Barbate y con una suave salsa libanesa respetuosa con el sabor del túnido. Igualmente el cocinero libanés presentó a concurso un milhojas de atún con gambas y setas, homenajeando el atún con platos mejicanos, japoneses e incluso franceses.

Por desgracia no pudimos probar el plato galardonado, ya que ese día no hubo atún en el mercado de abastos barbateño; pero las raciones que pudimos degustar en la terraza estaban de maravilla, incluso unas croquetas de puchero (que siempre se me antojan), a la altura de las que hacía mi madre. Para remate, Lola nos sirvió unos digestivos, licores hechos a base de 500 hierbas aromáticas distintas, además de mínimas cantidades de lima, agua de vida, vodka, gaseosa y tequila, original de Noruega, con un sabor especial.

Independientemente de las mil y una preparaciones caseras del atún de almadraba, se trata de un producto de lujo, y la manipulación de un experto cocinero como Hanna le proporciona un valor añadido con tintes cosmopolitas.

Y la sorpresa final, llegó de manos de Lola Orcha, -escritora y bloguera reciente-, que me tenía guardado y dedicado un ejemplar de su libro “El día que murió John Lennon”, pequeño volumen con varios relatos muy amenos que, por fin, he tenido el placer de leer este fin de semana.