Ingredientes: 1kg de calamares, 4 ó 5 ajitos, una rebanadita de pan, una hoja de laurel, medio vaso de vino blanco, y un poco de sal y aceite de oliva virgen extra. Y no olvidar arroz, una tacita aproximadamente.
Se limpian los calamares y se reserva la tinta en un vaso con agua. Se trocean en trozos no muy grandes. Se fríen los ajos pelados (no muy dorados) y el pan, y se ponen en un mortero y se majan; se añade la tinta al mortero y se continúa el majado un ratito. En el aceite de los ajos se echan los calamares con laurel y sal (se le da unas vueltas). Se le añade el majadito junto con el vino. Se deja cocinar a fuego lento hasta que la salsa espese.
Y se tiene preparada la tacita de arroz (puede ser Bomba o de cualquier variedad. Se fríe en una sartén pequeña un ajito y se reserva el aceite. Luego se pone a cocer el arroz en agua con sal y el aceite del ajo, todo ello durante quince minutos a fuego medio. El arroz cocido se limpia en abundante agua fría bajo el grifo y se escurre.
El plato consta del calamar en su tinta y del arroz hecho en un molde. Es importante la calidad del calamar, como siempre, y debe ser fresco. Tras servirlo, no olvidar fregar o poner el lavavajillas. Si se puede, se duerme la siesta, que para eso estamos en verano.