Lo último aún no se sabía, porque fue el jueves pasado. Era casi la hora del partido, y había que comer al día siguiente –arroz según la agenda-, así que me puse manos a la obra, aunque algo más tarde que de costumbre. ¡Qué difícil es trabajar en la cocina mientras en el salón los tuyos están viendo el partido de fútbol (de semifinales) cada vez más interesante!
Y para darme ánimos, llamé a este arroz a la selección, porque mientras lo hacía, escuchaba los ¡¡¡uy!!!! Y los ¡gooooooool!. Y además, porque en él predominó el color rojo del pimiento y el amarillo del fumet de pescado que teñía el arroz. Éste, como siempre, de la variedad bomba, que permite consumirlo dos o tres días después y sigue estando igual de bueno o incluso mejor.
Ingredientes (3-4 personas): un buen choco choquero, 1 vaso de arroz, tomate frito (del mío, como siempre), cebolla, un pimiento rojo, ¼ de zanahorias, caldo de pescado (casero), sal, aceite, vino blanco y pimiento asado rojo.
En una paellera con aceite pochamos la cebolla, el pimiento rojo, las zanahorias troceadas y el tomate frito. Una vez pochado todo, añadimos el choco limpio y troceado y rehogamos con el vino, y dejamos como tres cuartos de hora para que el pescado se ponga tierno y se evapore el vino. Mientras, vamos calentando el caldo o fumet de pescado.
En este instante, ponemos el reloj de la cocina, y huimos al salón a preguntar a los hinchas caseros cómo va la cosa y cómo está jugando España. Ellos no te hacen mucho caso, pendientes como están de la tele y entonces, procuras adivinar quien lleva la pelota en ese momento…..
Suena el timbre de la cocina, ya terminó el sofrito , y hay que echar el arroz, rehogar y añadir, como siempre, el doble más un poco más de caldo, al tiempo que corregimos de sal. Los tiempos, diez minutos fuerte, diez minutos suave y diez minutos de descanso. Estos tiempos se quedan programados también, pues de nuevo corremos al salón televisivo. Mientras tanto el arroz juega solito su propio partido….Y al final, colocamos los pimientos asados rojos por encima.

(¿A que es difícil cocinar mientras está jugando España?. Pues este arroz, que salió riquísimo lo tomamos el viernes y el domingo, y solo me quedó este plato tan pequeño para poder mostrarlo en las fotos…. ¡pedazo de selección! (Bueno, lo del nombre genera algo de pitorreo familiar por oportunista)
P.D. La final me cogió ya con las lentejas hechas para el lunes, en plan señora, sin moverme del sofá durante el partido.