Ingredientes: un choco choquero de entre 1,5 y 2 kgs., dos ajitos, una cebolla grande, perejil, pan rallado, dos huevos, ¼ de vaso de leche, medio vaso de vino y sal, y fumet de pescado hecho en casa, sal y laurel.

Trocear el choco. (Si no sabemos, pedir al pescadero que nos limpie el choco, seguro que no le importará). Picar los ajos, la media cebolla, el perejil y pan rallado en picadora o robot, y mezclarlo todo con la leche, los huevos batidos y el choco troceado y muy bien picado, dejándolo macerar varias horas. A continuación, formar las albóndigas con esta masa, añadiendo un poco más de pan rallado y harina y freir en aceite muy caliente, y las reservamos.

El sofrito, muy fácil: en aceite pochamos troceados la otra media cebolla y el pimiento. Todo ello lo pasamos y se lo añadimos a las albóndigas que están esperando ser cocinadas, y que necesitarán para ello una media hora a fuego medio-bajo. No olvidar añadir a la salsa el fumet y el medio vaso de vino blanco, la salsa y el laurel.

Lo único digno de destacar es que es algo dificilillo hacer la masa con el choco, pero me ayudé de una cuchara sopera para hacer las bolitas. El plato lo presenté con arroz blanco cocido, que así les encanta.