Ingredientes:
1-2 tomates (aconsejo la variedad Raff o el tomate de la huerta de tu primo, que seguro que también estará genial). Sal, vinagre, aceite y orégano molido.
 
 
Aquí no hay secreto, simplemente cortar los tomates muy finitos para su mejor presentación, y luego añadir sal, vinagre de Jerez u otro (poco) y aceite de oliva virgen extra. El orégano le dará un toque especial.