Compré en Triana –entre otras muchas cosas- habas frescas. En esta receta necesité (para tres personas):1 kg de habas, una cebolla mediana, aceite de oliva virgen extra, taquitos de jamón (100 g. aprox) y 1 hueso de jamón. (el jamón serrano ibérico, por favor)Las habas las tenía ya peladas y reservadas en un envase hermético (tardé un ratito, mientras el resto del personal dormía en el sofá del salón). Pero eso es lo que hay.

Primero hice el sofrito de cebolla, que poché como siempre en unos quince minutos. A continuación pasé el sofrito por la minipymer.

Al mismo tiempo, puse a cocer las habas peladas con el hueso de jamón serrano ibérico (son mi salvación), y al poco les añadí el sofrito pasado. Dejé continuar la cocción, y enseguida añadí los taquitos de jamón, que había comprado ya cortaditos y envasados al vacío. La sal no era imprescindible lógicamente, y dejé guisar todo como unos treinta-cuarenta minutos.

Con el kilo de habas, me salieron tres platos no demasiado abundantes, pero suficientes, ya que sacian mucho y no se necesita demasiada cantidad. Fue todo un éxito, tengo pruebas de ello, dicen que para un diez. ¡Ah! y no olvidar tirar el hueso de jamón una vez usado….

(Este plato con las habas congeladas no sabe igual)