Del puchero nos han sobrado garbanzos (muchos) y carne (de pollo y ternera). Pues ahora viene lo bueno, porque la ropa vieja es un plato siempre deseado. (Mi madre le llamaba simplemente el refrito). Es una alternativa a hacer croquetas con la carne sobrante.

Ingredientes: garbanzos y carnes cocidos del puchero, aceite, una cabeza de ajos, dos patatas nuevas, sal.

Lo primero, frío un par de patatitas en bastón, en aceite de oliva y las reservo. La carne la preparo, es decir, la troceo en fibras pequeñitas y limpias.

En un perol de hierro sofrío una cabeza de ajos muy troceaditos, hasta pochar y no dorar. A continuación añado los garbanzos, la carne y las patatas fritas, y corrijo de sal. Todo eso lo refrío, dándole vueltas para que tomen el sabor de ajo y aceite.

Ya me diréis. Lo único es que…. este plato no es apto para regímenes, por sus muchas calorías, pero nosotros lo comemos en domingo y no se lo contamos a nadie, que luego nos lo copian.