Esta receta la hago en la termomix, aunque puede hacerse en una buena batidora, puesto que la unión se hace toda en frío.

Ingredientes: una pescadilla fresca (alrededor de 1 o 1,5 kg), abierta en dos filetes, (que debería hacerlo el pescadero), tomate frito casero (medio vaso), una lata de espárragos blancos grandes, pimientos rojos asados o del piquillo, tres huevos, un envase de nata líquida pequeño y sal. Opcional: gambas pequeñas frescas.

El pescado se cuece en una olla con abundante agua fría , laurel y una cebolleta. Se retira en cuanto comience a hervir lo mínimo. El pescado se trocea y se pasa por la thermomix con medio envase de nata, 1 minuto, velocidad 4 o más si se desea la mezcla más fina.  Luego añadimos el resto de ingredientes: los huevos, el tomate frito, los espárragos, los pimientos troceados y la sal. Si hay gambas, se añaden cocidas, peladas y troceadas. Todo ello se pasa nuevamente (En thermomix a velocidad 1), en batidora a vuestra elección.

A continuación se vierte en un molde alargado, se alisa la superficie y se introduce en el horno caliente al máximo. Serán suficientes unos 40-50 minutos aproximadamente. Se consume frío, con salsa mayonesa.

Este pastel tiene un sabor natural y mucha proteína y en la mesa podría acompañarse de un buen pisto. Tiene la ventaja de estar preparado para servir, y de poderlo transportar fácilmente, por ejemplo como aportación a una comida organizada por amigos, donde seguro va a gustar.

Hay muchas maneras de hacer el pastel de pescado. A mí ésta me convence por su sabor e ingredientes.